Acceso abierto a la divulgación científica, un paso pendiente

Acceso abierto a la divulgación científica, un paso pendiente

por

01/08/2013

legislacion

Ilustración: Andrea Soler
Avance y Perspectiva

La información y el conocimiento siempre han estado presentes en la historia de la humanidad; sin embargo, en la actualidad estos han adquirido fundamental importancia por el surgimiento de las nuevas tecnologías que eliminaron fronteras geográficas.

Con la creciente capacidad tecnológica se almacena cada vez más información de toda índole y se difunde abiertamente al mundo, mientras que la sociedad se apropia de ella, la selecciona y la aprovecha.

México -de manera urgente- debe ingresar a esa sociedad del conocimiento y propiciar la competitividad.

Para democratizar el conocimiento se requiere acceder a él desde cualquier parte del mundo con libertad y sin ninguna restricción de tipo económico, técnico o legal, salvo la protección de los derechos de autor.

Respecto al conocimiento científico, académico y cultural, su divulgación debe ser maximizada sumándonos a la cooperación científica global, siguiendo esa tendencia entre investigadores, instituciones y gobiernos de compartir su conocimiento especializado a través de las ventajas tecnológicas de Internet y la digitalización de la información.

Pero eso no es todo. México también requiere de políticas públicas para lograr ese gran reto; es decir, democratizar el acceso al conocimiento científico y tecnológico.

En congruencia, hace unos meses impulsé en el Senado de la República una iniciativa de reformas a la Ley General de Educación y a la Ley de Ciencia y Tecnología para hacer del acceso abierto una política de Estado de divulgación de la ciencia.

La iniciativa se encuentra en proceso de análisis y dictamen en las comisiones de Ciencia y Tecnología y de Estudios Legislativos Primera de la Cámara de Senadores y con el propósito de enriquecer sus alcances y contenidos, convocaremos a foros de consulta con los sectores interesados en el tema.

La propuesta de modificación plantea que el Conacyt como máximo órgano de la investigación científica mexicana, debe ser la institución que coordine los esfuerzos de las instituciones de educación superior y de investigación en su transición al formato de acceso abierto.

Como órgano regulador debe emitir un reglamento donde se establezcan los principios de la política de acceso abierto como accesibilidad, flexibilidad, transparencia, legalidad, protección intelectual, sustentabilidad, calidad e interoperabilidad, para que los repositorios institucionales existentes y los de nueva creación cumplan con esta normatividad y de esta manera se controle la calidad de los contenidos publicados en acceso abierto.

Páginas: 1 2 3

Comentarios