El p53, una proteína con un peso de aproximadamente 53 kilodaltons y en cuyo nombre no se refleja su importancia biológica, fue descubierto en 1979. Han transcurrido casi 40 años y más de 92,000 reportes (según una búsqueda en el PubMed) para comprender el papel fundamental que juega en el destino de nuestras propias células y  las células en general.

Podría decirse que este libro es la biografía del p53, sin lugar a dudas el supresor de tumores más estudiado y muy probablemente una de las proteínas que más han fascinado a aquellos científicos interesados en comprender el proceso de carcinogénesis y recientemente el del envejecimiento.

En un lenguaje sencillo, evitando tecnicismos y en la medida de lo posible la jerga científica, la autora, Sue Armstrong, no sólo nos describe la naturaleza del p53, los procesos biológicos que regula y las consecuencias de las alteraciones funcionales de esta proteína sobre la salud humana; también nos adentra en las ideas y razonamientos, a veces equivocados, de los principales protagonistas de su descubrimiento y posterior entendimiento.

A través de breves entrevistas, Armstong nos permite asomarnos al carácter de varios de los actores de esta trama. El ambiente cooperativo que se puede dar entre grupos de investigación, así como por supuesto, de competencia y en algunas ocasiones el desdén de la comunidad científica a ideas novedosas o contrarias a lo ya establecido.

Publicado originalmente por Bloomsbury Sigma  y por la editorial Paidós en español, este libro dirigido al público en general, es una historia interesante, aún para los más versados en el tema, que narra cómo fue descubierto el p53 por David Lane y Arnie Lavine y del papel de numerosos laboratorios en los Estados Unidos, Europa, Asia y Latino América para poder comprender su impacto sobre la génesis del cáncer. Así mismo, Armstrong nos ilustra con algunos ejemplos las reacciones de la industria farmacéutica y tabacalera a las implicaciones de este descubrimiento.

Guillermo Elizondo Azuela

 

 

Total
2
Compartidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*